En 2004, el 17 de mayo fue declarado Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, en conmemoración del día en que se eliminó la homosexualidad de la Clasificación Internacional de Enfermedades Mentales de la OMS en 1990.
Es fundamental saber que las personas LGTBIQA+ son víctimas de discriminación, rechazo familiar y social, acoso, tortura, detención arbitraria e incluso asesinato en todo el mundo, muchas veces con total impunidad. El colectivo LGTBIQA+ sigue siendo patologizado, excluido y estigmatizado por la sociedad. De hecho, en Galicia hay que seguir protegiendo a las personas trans en materia de salud mental, aunque la OMS ha dejado de considerar la transexualidad como un trastorno mental (ahora se vuelven incongruentes). Las familias siguen mostrándose reacias a apoyar y acompañar a muchos de sus hijos LGTBIQA+. Hay colegios donde la invisibilidad y la violencia contra las realidades LGTBIQA+ es una constante.
El Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia es la expresión de una lucha por una sociedad en la que se celebre y acompañe la diversidad. Seguir reflexionando sobre cuántos derechos quedan por alcanzar para todas las personas, independientemente de su expresión, orientación o identidad sexual. Seguir esforzándonos por crear una sociedad justa y respetuosa para las personas LGTBIQA+.
Sigamos trabajando y luchando porque las personas LGTBIQA+ no pueden seguir esperando para ser felices, lo necesitan aquí y ahora. Nos necesitan para hacer sus vidas, vidas vivibles.